Seleccionar página

La digestión es un indicador de su salud general, entérate más.

Una buena digestión es una de las claves para que tu gato mantenga una buena salud. Cuando digieren lo que comen absorben los nutrientes que contiene la comida y le permiten mantenerse saludables.

SÍNTOMAS DE UNA MALA DIGESTIÓN

Si tu gato no digiere bien los alimentos, sus excrementos no tendrán buena forma y puede tener algo de diarrea. También puede vomitar, perder peso, volverse algo letárgico o tener un pelaje poco brillante y con mal aspecto.

¿QUÉ DIETA SE RECOMIENDA PARA LOS GATOS?
Los gatos son carnívoros, sus organismos están adaptados para consumir carnes. Sus dientes están preparados para agarrar y desgarrar a sus presas, y su metabolismo es capaz de digerir las proteínas y materia grasa que suelen contener los diferentes tipos de carne. Los gatos desean ciertos nutrientes que solo están presentes en dietas ricas en materias primas de origen animal como la taurina (un aminoácido) o el ácido araquidónico (un aceite graso esencial), es por esto que los gatos no pueden ser vegetarianos. Las proteínas de buena calidad ayudan a que los gatos conserven una musculatura fina y un pelaje y piel bien saludables. Son absolutamente vitales para un buen funcionamiento de su sistema inmunológico. Una dieta balanceada contiene las cantidades correctas de grasas de buena calidad, aceites grasos omega-3 y omega-6, fibras seleccionadas vitaminas y minerales indispensables. La glucosa, una vez digerida constituye una buena fuente de energía. Proveerle buenos alimentos a tu gato es cuidar su salud.

¿COMO PUEDO MEJORAR LA DIGESTIÓN DE MI GATO?
Si tu gato parece tener una digestión sensible o sufre de ciertos problemas digestivos, su dieta diaria debería contener estos elementos para ayudarlo a mejorar:
– Ingredientes blandos, fáciles de digerir para reducir el esfuerzo del intestino.
– Una cantidad reducida de proteínas para reducir el riesgo a la intolerancia.
– Proteínas muy digeridas que puedan ayudar con la intolerancia alimentaria.
– Prebióticos que participen en la mejoría del equilibrio de la flora intestinal y que estimule el crecimiento de bacterias beneficiosas para la salud.
– Fibras que ayuden el tránsito intestinal.
– Ciertos prebióticos (bacterias vivientes que son beneficiosas para la salud) son muy útiles para ayudar a los gatos con problemas digestivos. Consulta con tu veterinario cuáles son los prebióticos que pueden ayudar a tu gato con sus problemas estomacales.

 

    Si tu veterinario cree que tu gato sufre de alguna alergia alimentaria puede recomendarte una dieta hipoalergénica formulada a partir de proteínas hidrolizadas.

    Si deseas que tu gato tenga una vida feliz y goce de una buena salud y digestión por todo el tiempo posible dale una nutrición completa con alimentos de alta calidad que contengan ingredientes altamente digeribles.

    El sistema digestivo del gato es algo particular. Si te das cuenta que su excremento no tienen buena forma, debes considerar realizar un cambio en su alimento diario.