Seleccionar página

Una preocupación que comparten muchos padres gira en torno al dormir de sus hijos: ¿Colecho sí o no? ¿Cuál es el mejor horario para dormir?, ¿Cuántas horas debe dormir? ¿Cómo lograr que se duerman?  ¿Y si se despierta en la noche?

Estas decisiones sobre el sueño de los bebés las afrontan los miembros de cada familia, basados en sus creencias, hábitos, educación y cultura. Solo ellos, con base en lo que consideren mejor para su grupo, lo decidirán.

A continuación, les compartiremos algunos aspectos globales e informativos sobre el sueño en los bebés, su importancia y algunos tips para lograr un hábito de sueño adecuado en nuestros niños y niñas.

Recuerden que nada se logra en el primer intento, establecer un hábito requiere disciplina, decisión, perseverancia y ante todo mucho amor.

Importancia del sueño en las personas

Es el momento en que el cerebro se desconecta de su medio ambiente. El ser humano invierte casi un tercio de su vida durmiendo y su importancia radica en que es el momento en que recuperamos el equilibrio físico y psicológico.

Durante el sueño muchas cosas pasan y es el momento en que se consolidan procesos como la atención, la memoria, se refuerza lo aprendido y el cerebro desecha la información inútil. Además, muchos cambios hormonales suceden y para los bebés y niños, el más importante es la producción de la hormona del crecimiento.

Como dirían las abuelas: crecemos mientras dormimos, pero en la noche.

A lo largo de la vida el sueño no es igual, cambia el número de horas que necesitamos para dormir, cambian sus ciclos y dependiendo de la madurez neurológica del niño   se podrá establecer o no un hábito de sueño.

El sueño según la edad

  • El sueño de 0 –  3 meses:

En este rango de edad, el bebe duerme de 16 a 17 horas con muy pocos periodos de vigilia, en general despierta para comer cada 1 a 3 horas y vuelve a dormir. La mayoría de los niños desarrollaran un patrón de sueño normal sin ninguna clase de ayuda.

En este periodo hay una gran inmadurez neurológica por lo que no se puede establecer un hábito de sueño de manera certera. Pero recuerden que todo lo que se repite día a día va generando una costumbre en su hijo.

En general, si la familia decide dormir en la misma cama con su hijo, esto no trae repercusiones negativas, pero deberán atender las recomendaciones de la Academia Americana de Pediatría para evitar la muerte súbita infantil y siempre deben acostar al bebé boca arriba, sin cubrir la cabeza y los padres no deben fumar en casa.

Es por esto que muchos especialistas consideran que es mejor que los padres duerman en su propia cama y que el bebé duerma en su cuna, colocándola al lado de su cama. Lo anterior facilitará la lactancia, permitirá el adecuado descanso de los padres y la seguridad del bebe.

No está recomendado el colecho en las siguientes situaciones:

  • Lactantes menores de 3 meses.
    • Prematuros y Bajo peso al nacer.
    • Padres consumidores de drogas, tabaco, alcohol o drogas sedantes.
    • Padres con cansancio extremo, especialmente madres en post parto inmediato.
    • Colecho en superficies blandas, colchones de agua, sofá o sillones.
    • Camas compartidas con múltiples familiares, amigos o niños.
  • El sueño de 3 a 6 meses

El bebé en este periodo va regulando su sistema hormonal y está un poco más maduro por lo que cada vez le es más fácil conciliar el sueño, tarda menos en dormirse y sus ciclos de sueño son un poco más largos ya que   comerá con intervalos más largos. En general, el bebé en este periodo en la noche podrá dormir hasta 5 horas seguidas y en total dormirá unas 14horas al día.

Es normal que aún se despierte en la noche 1 a 2 veces, se le debe revisar el pañal y si amerita cambiarlo   y también alimentarlo, pero sin estimularlo.

  • El sueño de 6 meses a los 12 meses

El bebé está más activo, ya rueda en la cuna, agarra cosas y es difícil mantenerlo en una sola posición para dormir. También, ya siente la ausencia de sus cuidadores y se inquieta si no los ve, motivo por el cual a la hora de dormir se recomienda un sustituto del cuidador tal como un peluche o muñeco.

En esta etapa el sueño de los bebés es en promedio de unas 12 horas, pasa más tiempo despierto durante el día y en general necesita 1 a 2 siestas durante en su jornada diaria, con una duración no mayor a 2 horas.

  • El sueño de los 12 meses a los 5 años

Durante este periodo el niño duerme en promedio unas 10 horas al día y requiere una siesta en la tarde de no más de 1 hora.

A los 3 años, un niño puede dormir de largo sin despertarse en la noche y a partir de los 5 años ya no necesita tomar una siesta y su ciclo de sueño será igual que el de un adulto.

Elaborado por: Dra. Leyneth Vargas E.Pediatra – Univalle. Docente –  U. Icesi