Seleccionar página

En la actualidad, la alimentación del bebé exige agilidad en la preparación y funcionalidad de los alimentos. Estos tendrán que ser acordes a las necesidades del lactante, sin perder de vista la recomendación de una dieta completa, equilibrada, suficiente y adecuada (CESA). Es decir que, al momento de iniciar la alimentación complementaria, debemos tener en cuenta las pautas dadas por la etapa de crecimiento y desarrollo propias de nuestro bebé.

Podemos establecer las características del desarrollo físico, neurológico y gastrointestinal de una manera práctica y sencilla. Por ejemplo, en lo físico podemos hablar de su crecimiento, de la ganancia de peso y de la dentición. En lo neurológico, de las pautas del desarrollo como por ejemplo el momento en que el bebé pierde su reflejo de sacar fuera de la boca cualquier solido (Extrusión). Este reflejo se va perdiendo hacia los 6 meses y nos indica que nuestras preparaciones ya pueden tener una consistencia blanda.

Adicionalmente, la masticación nos muestra que esa variedad en textura puede ir haciéndose más sólida. El hecho de que nuestro bebé pueda sostener la cabeza y mantenerse sentado nos indica que puede  alimentarse por si mismo y más aún cuando observamos que está perfeccionando sus movimientos de agarre y su coordinación para mirar, agarrar y llevar a la boca el alimento. Por último, podemos observar (aunque con mayor dificultad) su madurez gastrointestinal que nos muestra la tolerancia y la aceptación que su cuerpo está presentando a los alimentos suministrados. Por ejemplo: la presencia de estreñimiento, gases, cólico o incluso diarrea cuando no ha sido bien tolerado y necesita un tiempo que a lo sumo puede ser de días y no de semanas para probar su tolerancia y suministrar el alimento nuevamente.

A todo esto se suma el amor de la familia y de quien prepara los alimentos para lograr, junto a una excelente presentación del plato y medidas higiénicas adecuadas, los mejores resultados en la alimentación del lactante y su bienestar nutricional.

¿Con qué iniciar la alimentación?

Primero debemos recordar que el mejor alimento para los niños y niñas hasta los dos primeros años de vida es la Leche Materna. Ahora bien, las escuelas nutricionales americanas y europeas y a la organización mundial de la salud recomiendan que, una vez llegue el momento de iniciar la alimentación complementaria, nos recomiendan iniciar con alimentos ricos en hierro los cuales encontramos en: carnes y cereales fortificados, alimentos de alta densidad nutricional y frescos para evitar así deficiencias nutricionales. Por otra parte, debemos procurar poner a funcionar la creatividad al momento de servir, así mismo hacer de las preparaciones algo llamativo y del proceso algo tranquilo y lleno de buenas señales de comunicación.

Aquí te dejamos unas recetas muy útiles para iniciar el proceso:

 

PAPILLA DE VERDURAS Y CARNE

  • 3 Arbolitos de brócoli
  • 3 Habichuelas partidas a la mitad
  • 1 cucharada colmada de carne magra molida (sin grasa)
  • 2 Cucharadas de arroz cocido
  • 200 mililitros de agua

Papilla de carne de res para bebé | Cocina Fácil

En una olla agregar el agua poner al fuego y adicionar todos los ingredientes bien lavados y desinfectados, dejar hervir por 8 a 10 minutos, retirar del fuego, llevar a la licuadora y acorde a la edad y desarrollo de nuestro bebé lograr la consistencia requerida que puede ir desde bien licuado (líquida) o papilla o con trozos pequeños si la dentición ya lo permite.

 

PURE DE ZANAHORIA

  • ½ Zanahoria
  • ½ Taza de agua
  • 1 yema de huevo cocida

Comida para bebé. puré de verduras y frutas en frascos. enfoque selectivo.  | Foto Premium

En una olla, agregar la taza de agua y la zanahoria hasta que ablande y dejar enfriar, posteriormente licue la zanahoria con la yema del huevo y sirva enseguida.

 

PAPAS CON ESPINACA

  • ½ Taza de espinaca finamente picada
  • 1 Papa mediana guata pelada
  • 1 Cucharadita de aceite (girasol o canola)
  • 1 Cucharada de leche polvo ( de la del bebe o incluso si es leche materna usar 1 onza y usar menos aceite)

En una olla se debe cocinar la papa hasta que ablande y triturarlas, mezclar el puré con las espinacas agregar el aceite y/o la leche, servir tibio.

 

CROQUETAS DE POLLO

  • 1 Trozo de pechuga cocida
  • 1 Cucharada de cebolla picada
  • 1 Cucharada de perejil finamente picado
  • 1 Cucharada de arroz cocido

Croquetas de Pollo Caseras | ¡Jugosas y Fáciles! | BABYCOCINA

Calentar sin dejar quemar aceite (nuevo) en un caldero, licuar o procesar todos los ingredientes hasta lograr uniformidad y armar las coquetas, freírlas a la consistencia deseada.

 

Si entendemos las señales de nuestro bebé en cuanto a la disposición para tomar sus alimentos o el parar de comer cuando se ha saciado y no pretendemos forzar la alimentación, ni emplear distracciones para la toma de los alimentos, nos llevara al éxito nutricional de forma más efectiva y rápida con nuestros chiquitines.

    Compartenos tus recetas por nuestro grupo de facebook

    Elaborado por: Lucy Adriana Morantes Patiño, Nutricionista Dietista U.N, Programa de Recuperación Nutricional IPS Comfandi San Nicolás.