Seleccionar página

 MITO “Bajo en grasa o sin grasa es sinónimo de cero calorías”

VERDAD Un alimento que es bajo o sin grasas generalmente tiene menos calorías que la misma porción del alimento original. Pero muchos alimentos procesados bajos o sin grasas tienen las mismas calorías o incluso más que sus versiones originales. Esto ocurre ya que, comúnmente, se le agrega azúcar, harina o espesantes a base de almidones para lograr una textura y sabor aceptables al remover la grasa, aportando más calorías.

 MITO “Las vitaminas engordan”

VERDAD Las vitaminas son nutrientes que no aportan energía y, por tanto, es imposible que engorden.

 MITO “Comer a la noche engorda”

VERDAD No importa en qué momento del día se come, sino QUÉ y CUÁNTO se come, así como también la actividad física que se haga. Esto es lo que va a determinar si se gana, mantiene o pierde peso.

 MITO “Es malo comer entre comidas”

VERDAD Es necesario comer cada 3 a 4 horas para no llegar con demasiada hambre a la siguiente comida. Lo ideal es dividir el total de calorías del día en las 4 comidas principales: desayuno, almuerzo, merienda o cena, para evitar las fluctuaciones de tu glucemia, llegando con más hambre y comiendo de más cuando te sientas en la mesa.

 MITO ”Sudar favorece la pérdida de peso”

VERDAD El sudor es agua y lo que necesitamos perder son kilos de grasa. Por tanto, los remedios para intentar sudar (plásticos, fajas, saunas,..) sólo sirven para perder agua, que se recupera rápidamente en cuanto se beben líquidos. (1).

 

¿Qué es la obesidad?

La Organización mundial de la salud (OMS) define la obesidad como una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud. El índice de masa corporal (IMC) es un indicador simple de la relación entre el peso y la talla que se utiliza frecuentemente para identificar el sobrepeso y la obesidad en los adultos. Se calcula dividiendo el peso de una persona en kilos por el cuadrado de su talla en metros (kg/m2). (2)

La obesidad es una enfermedad crónica no trasmisible multifactorial caracterizada por una acumulación excesiva de grasa. (3)

Causas

Una de las principales causas de la obesidad es el desequilibrio energético entre calorías consumidas y gastadas por el estilo de vida del propio individuo, malos hábitos alimentarios, sedentarismo, ingesta de alcohol y descuido de salud. Existen diferentes factores favorecen el desarrollo de esta enfermedad crónica, alguno de ellos son:

  • Socioculturales: está asociada a un menor nivel de estudios y menor nivel de ingresos para comprar adecuada de alimentos.
  • Genéticos: algunos estudios genéticos han determinado que la obesidad puede ser hereditaria con genes que influencian en la cantidad de grasa corporal y en su distribución.
  • Edad: a medida que se envejece, los cambios hormonales y un estilo de vida menos activo contribuyen a la aparición de la obesidad

Síntomas

  • Aumento de peso
  • Dificulta para dormir
  • Sensación de falta de aire
  • Dolor en articulaciones
  • Fatiga
  • Depresión

 

¿Cómo prevenir la obesidad?

La obesidad es una enfermedad crónica no transmisible que se puede prevenir con una adecuada y balanceada alimentación baja en azucares y grasas, aumentando el consumo de alimentos ricos en fibra como leguminosas, cereales integrales y frutas y verduras, adecuado aporte proteico y adicional a esto se debe comenzará con un aumento de la actividad física introduciendo sesiones de ejercicio de intensidad moderada o alta hasta alcanzar unos 150 minutos semanales, combinando ejercicios aeróbicos con anaeróbicos y acompañando siempre de estiramientos.

Cifras

La obesidad se ha casi triplicado en todo el mundo desde 1975. En 2016, el 39% de las personas adultas de 18 o más años tenían sobrepeso, y el 13% eran obesas. (2).

En Colombia según la Encuesta Nacional de la Situación Nutricional ENSIN- 2015, existe una prevalencia de exceso de peso del 56,4% en adultos de 18 a 64 años, siendo la obesidad de 18,7 % y el sobrepeso del 37,7%, el exceso de peso en los adolescentes es de 17,9%, 24,4% en la etapa escolar y 6,3% en la primera infancia. (4).

5 consejos para prevenir la obesidad

  • Disminuir las preparaciones fritas o demasiado azucaradas y saladas, hacer una reducción progresiva, prefiriendo preparaciones cocidas, asadas o al vapor.
  • Consumir 5 porciones de frutas y verduras frescas al día.
  • Evitar el consumo de productos de panadería, alimentos industrializados, bebidas azucaradas.
  • Aumentar el tiempo de actividad física de al menos 30 minutos al día , en los que se puede aprovechar para jugar con los niños o actividades que impliquen movimiento: bailar, saltar, correr, nadar, etc.
  • Consumir leguminosas al menos dos veces por semana, moderar el consumo de carbohidratos en cada tiempo de comida, escoger cortes magros de las carnes.
  • Evite el consumo de grasas de origen animal y grasas sólidas como margarina, mantequilla y manteca

Bibliografía:

  1. Boticario Consuelo. Nutrición y Alimentación: Mitos y Realidades. ISSN 0213-7925, Nº. 36, 2013
  2. Organización mundial de la salud. Obesidad y sobrepeso. 2021.
  3. Rodrigo-Cano, Susana1,2; Soriano del Castillo, José Miguel 2; Merino-Torres, Juan Francisco. Causas y tratamiento de la obesidad. Nutr. clín. diet. hosp. 2017; 37(4):87-92.
  4. Instituto Colombiano de Bienestar Familiar – ICBF, Ministerio de Salud y Protección Social – MSPS, Instituto Nacional de Salud – INS, Departamento Administrativo para la Prosperidad Social. Encuesta nacional de la situación nutricional-ENSIN 2015.