Seleccionar página

¿Qué puede afectar mi salud mental?

La salud mental esta determinada por las condiciones socioeconómicas, sociales y culturales en las que se desenvuelve el ser humano, ahora bien, no podemos olvidar que también tiene un componente genético y hereditario. 

Estos factores se convierten en posibles detonantes, frente a las diferentes heridas emocionales que se hayan generado en la infancia, ocasionando en algunas personas alteraciones en su salud mental. De acuerdo a lo anterior, ante estas posibles situaciones es importante tener en cuenta algunas recomendaciones que nos permitan fortalecernos y empoderarnos de nuestro ser.

Tips para mantener una buena Salud Mental

      • Conócete a ti mismo. La principal y más importante tarea del ser humano es conocerse a si mismo, tal como lo expuso el filósofo Sócrates. Empieza por reconocer tus fortalezas y debilidades, felicítate, siéntete orgulloso  y, sobre todo, sé amable contigo mismo.
      • Identifica tus pensamientos. Las rumiaciones (cadena de pensamientos repetitivos), centrado generalmente en alguna dificultad real o imaginaria son los principales desencadenantes del malestar emocional, cambia tus pensamientos negativos por pensamientos positivos.
      • Conéctate con tus emociones. Ser conscientes de ellas y reconocerlas te permitirá tener una mejor relación contigo mismo y con los demás; responde a preguntas tales como: ¿Cómo me siento?, ¿Por qué me siento así?, ¿Cuánto tiempo llevo sintiéndome así?, si crees que necesitas ayuda profesional psicológica o psiquiátrica no dudes en buscarla.
      • Control y manejo del estrés. El estrés es considerado un factor agravante en muchas enfermedades, incluidas las cardiovasculares. Para aprender a manejarlo y reducirlo, podemos practicar yoga, meditación guiada, ejercicios de respiración profunda, cantar, bailar como también es importante realizar actividades de ocio.
      • Organiza tu tiempo. Establece prioridades y restarle importancia a circunstancias que no la tienen, nos permiten mantenernos en calma.
      • Estilos de vida saludables. Fomentar el autocuidado, a partir de la adopción de hábitos alimenticios saludables, realizar ejercicio físico 30 minutos diarios, dormir entre 7 y 9 horas, el sueño reparador nos ayuda a mantener una buena memoria, a perder peso, entre otros beneficios; también es importante señalar la necesidad de ejercitar tu cerebro, para ello realiza juegos mentales o juegos de destreza.
      • Comunicación asertiva. Expresa con respeto tus emociones y sentimientos de tal manera, que puedas dar tu punto de vista sin pasar por encima de los demás (agresivo), pero sin ceder siempre a los otros (permisivo).
      • Fortalecer las relaciones interpersonales. No te aísles, los seres humanos somos altamente sociales y necesitamos interactuar constantemente con nuestros semejantes, permitiéndonos sentirnos personas competentes en diferentes escenarios como también obtener gratificación social.

         

        Leonor Ríos Álvarez, Psicóloga, Mg. Psicología de la Salud